El Caballo Árabe

El caballo árabe está dotado de características que le confieren singularidad y distinción como el más bello y versatile, puro y antiguo de entre otras especies en la población equina mundial desde sus orígenes en Oriente Medio hace más de 4.000 años.

El caballo árabe es una de las razas equinas más apreciadas en el mundo, y el eje central de nuestra actividad y esfuerzos como criadores comprometidos en la entrega de los mejores especímenes a nuestros clientes en todo el mundo – incluyendo yeguas, sementales y potros –, con la ayuda de los mejores profesionales.

Descripción General

El caballo árabe presenta una serie de rasgos físicos y de comportamiento que lo separan de otras razas en términos de belleza, estilo, elegancia, dinamismo y resistencia.

Anatomía General del Caballo Árabe

La característica física más apreciable en esta raza es su distintiva cabeza, con ojos prominentes, orificios nasales separados ampliamente y más bajos que en otras razas, y hocico en forma acuñada.

Muchos caballos árabes muestran también una ligera protuberancia entre los ojos – única entre los equinos –, que aporta una amplia capacidad nasal que posibilita un mayor rendimiento en su entorno nativo desértico.

Otro rasgo en esta raza es el cuello arqueado, con una traquea larga y bien formada dispuesta en una garganta limpia y refinada, que permite flexibilidad de movimientos sin comprometer la función respiratoria del animal.

La espalda del caballo árabe es ligeramente cóncava y corta, con un lomo fuerte y amplio, una pelvis bien angulada y una igualmente bien formada cadera – lo cual permite agilidad e impulso -, así como una cola de porte elevado.

Esta raza presenta una estructura ósea densa y fuerte, con un esqueleto único basado en una formación singular con 17 costillas, 5 huesos lumbares y 16 vértebras en la cola, en comparación con otras variedades equinas, generalmente con una combinación 18-6-18.

Los miembros son duros y limpios en el caballo árabe, con tendones claramente definidos y pezuñas perfectas en términos de tamaño y forma.

En cuanto a su tamaño, el caballo árabe se alza entre 140 y 160 cm, y pesa entre 370 y 450 kilogramos en adultos aproximadamente.

Por otro lado, aunque existen diferencias de constitución física entre ejemplares de caballos árabes, con algunos individuos mostrando una musculatura más ancha y poderosa en cuartos traseros, lo cual les permite altos niveles de rendimiento en eventos tales como el reining; mientras que otros presentan estructuras musculares más largas y delgadas, más apropiadas para carreras de resistencia y larga distancia; lo cierto es que los caballos árabes de buena raza son sin duda alguna animales fuertes, ágiles y de superior energía y una clara superioridad en pruebas de resistencia y otras disciplinas de competición.

Color

Como resultado de su evolución natural en áreas desérticas de Oriente Medio, y con independencia de su color de pelo, todos los caballos árabes poseen una piel negra, exceptuando bajo su mancha facial, a modo de protección contra el abrasador sol de esta región.

Por otro lado, la mayoría de asociaciones del caballo árabe registran caballos de pura raza con los colores de pelo tordo (o gris), castaño, alazán y negro.

Algunos registros incluyen también el color blanco. No obstante, prácticamente todos los caballos árabes “blancos” son en realidad tordos, con unos pocos registrados como “blancos” por su coloración de piel rosada y pelo blanco resultante de una mutación en el ADN originada en 1.996.

A pesar de algunas representaciones pictóricas y de alfarería que sugieren la existencia de caballos con rasgos arábigos y patrones moteados y algunas combinaciones de color en la antigüedad, el hecho es que actualmente los caballos árabes de pura raza no portan estructuras genéticas compatibles con tales patrones, y que todos los caballos con características árabes y colores y rasgos no presentes en la raza pura son el resultado de cruces con otras variedades.

Temperamento

Los caballos árabes son conocidos por su sensibilidad, inteligencia, una naturaleza excepcionalmente noble y una actitud afectuosa hacia los humanos, lo cual habilita un rápido aprendizaje.

Orígenes y Expansión del Caballo Árabe

Ha habido gran controversia sobre el origen del caballo árabe, como una de las razas más antiguas desarrolladas por el hombre, con líneas de sangre presentes en la mayor parte de las modernas razas de caballos de carreras en el mundo tras un viaje milenario a través de regiones y naciones, guerras y aventuras comerciales que data de más de 4.000 años.

Algunos investigadores del caballo árabe señalan a esta raza como proveniente de un subtipo oriental, similar al caballo moderno, que aparece hacia diversas pinturas rupestres localizadas en la Península Arábiga y datadas 2.500 años A.C., coincidente quizás con la raza representada con una cabeza refinada y cola alta en el arte egipcio en el siglo XVI A.C.

A pesar de la controversia y debate alrededor de la evolución biológica y alteraciones del linaje de este caballo desde su forma ancestral a la actual, algunos prestigiosos investigadores consideran al Equus Ferus Caballus como el origen más probable del moderno caballo árabe; el proto-árabe con características raciales propias del entorno basadas en las condiciones medioambientales en el área a lo largo de la franja noroeste del Creciente Fértil o la parte suroeste de la Península Arábiga.

En cualquier caso, la interacción con los humanos jugó también un papel decisión en la evolución del caballo árabe moderno, con su punto de partida representado por el proceso de domesticación iniciado por las tribus beduinas hace entre 4.000 y 5.000 años en la Península Arábiga para producir un animal con rasgos anatómicos específicos y caracterizado por su gran velocidad, resistencia, solidez e inteligencia, capaz de sobrevivir y cooperar con los humanos en las duras condiciones de las regiones desérticas.

Los especímenes supervivientes fueron mejorados durante siglos de desarrollo humano, guerras y actividad comercial en la región, añadiéndose un interés adicional por el refinamiento y la belleza más allá de sus características prácticas, convirtiéndose así en una necesidad para aquellas tribus.

Más tarde, los caballos árabes se extendieron a través de Asia con la expansión de los imperios egipcio y mesopotámicos, hasta el alzamiento de la fe islámica alrededor de 600 D.C., que supuso una mayor difusión hacia Oriente Medio, Norte de África y Península Ibérica, hasta ser conocido y apreciado alrededor del mundo a través de sucesivas oleadas de expansión y cría con la aparición y caída de imperios y actividad comercial internacional hasta nuestros días.

Razas y Pedigrees

Los criadores beduinos originarios siguieron el linaje de los caballos de pura raza (“Asil” en su lengua) a través de tradición oral, prohibiendo cualquier cruce con especímenes no “Asil”, y trazando familias de pedigree a través de las líneas maternas en base al valor superior atribuido a las yeguas en términos, tanto de monta, como de cría.

Los beduinos desarrollaron diversas variedades o subtipos de caballos árabes con características especiales, trazadas igualmente a través de líneas femeninas, conocidas originariamente como Keheilan, Seglawi, Abeyan, Hamdani y Hadban, no sin alguna controversia entre diversos investigadores y expertos.

Con el tiempo, han existido incluso sub-variedades e incluso especificaciones regionales en cuanto a denominación de razas, fomentando la cría solo dentro de razas como paso más allá hacia la pureza de raza en una cultura que otorga gran importancia a la pureza de sangre, y que mantiene una detallada tradición oral de linajes, pedigrees e historia de sus animales y miembros familiares, hasta la aparición de registros escritos en torno a 1.330 D.C., que utilizan el término “árabe” por primera vez en la historia.

Usos

Como se ha mencionado anteriormente, los caballos árabes son animales fuertes y versátiles dotados de superior energía, lo cual les permite dominar en carreras de resistencia y tomar parte en muchos campos y actividades ecuestres aparte de las competiciones de físicas y de carreras, tales como monta de recreo o terapéutica, eventos de caza o juego, halter, saltos, adiestramiento, senderismo ecuestre, etc.

Caballos Árabes de Pura Raza

Yeguada Santana

Yeguada Santana

Caballos Árabes en Venta

Caballos Árabes en Venta

Sector del Caballo Árabe

Sector del Caballo Árabe

Nuestros Caballos Árabes

Nuestros Caballos Árabes

Noticias y Eventos

Noticias y Eventos
El Caballo Árabe
Yeguada Santana - Facebook
Localización
Contacto
The Arabian Horse

Yeguada Santana: Caballos Árabes de Pura Raza

© Diseño de Páginas Web - Oleolik